© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería Creativa
Video
Youtube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería CreativaYoutubeGeorge RestrepoYoutube© Foto cortesía: George Restrepo Coctelería Creativa
Abecedario de Licores
Recetario Creativo

Editorial / Nota Calificación:3

Imagen Coctelería Creativa: inspiración y oficio

Coctelería Creativa: inspiración y oficio

George Restrepo

Desde que me muevo en los mundos de la publicidad y la imagen, y desde que emprendí por gusto y vocación en el mundo de la mixología, he encontrado un hilo conductor que me permite mezclar y pasar de un tema al otro de forma fluida y con la misma pasión: la creatividad. Pero después de varios años de batallar en unos y otros frentes, la conclusión sigue siendo la misma. La creatividad es 10% inspiración y 90% transpiración. La hoja en blanco y la copa vacía podrían tener el mismo efecto de pánico a la hora de crear un texto o campaña publicitaria, que el de pensar y crear un cóctel. El oficio señores, es lo que le permite al publicitario y al barman, enfrentarse sin temor a un nuevo reto cada día. Crear.

Y como para crear solo se necesitan ganas, veamos dónde puede estar ese 10% de inspiración que nos permita junto con el oficio, hacer grandes y deliciosas mezclas.

Siempre habrá algo que contar y una metáfora que nos ayude a sustentar una mezcla de sabores:

  • Inspirémonos en un nombre o persona, un acontecimiento, un origen, una historia.
  • Un fruto exótico, un producto nuevo, una textura novedosa. Por suerte el mercado de los licores, las bebidas y los productos está lleno de novedades.
  • Transferir información. Pasar conocimientos e ingredientes de cocina a la barra.
  • Inspirarse en un clásico. Los cócteles clásicos son una constante, podremos llamarlos una y otra vez, agregando y cambiando ingredientes y siempre obtendremos resultados maravillosos. Las proporciones suelen ser la constante, los ingredientes la variable.
  • El reto, partir de algo que no nos gusta, no conozcamos o no nos llame la atención, ¿qué haríamos para que fuese interesante? ¿Qué le pondríamos y con qué lo mezclaríamos? No olvidemos que de los errores suelen surgir grandes inventos.
  • Pero sobretodo, no nos olvidemos de lo obvio. Ser creativos no implica ser completamente rebuscados, muchas veces la sutilidad aporta más que la arrogancia y lo obvio no siempre es lo que todos vemos.

Fotografía y texto: George Restrepo
Nota original publicada en la Revista Bar Business

Si quieres dejar un comentario, porfa inicia tu sesión o regístrate para poder hacerlo.